Luis Gregorich: «El ajedrez es un juego que está muy ligado a la humanidad»

Luis Gregorich

El periodista y escritor Luis Gregorich participó en el programa FRENTE AL TABLERO (los viernes a las 20 por Radio Cultura FM 97.9 o por Internet www.fmradiocultura.com.ar) y contó sobre su pasión por el milenario juego. Nacido en Zagreb, por entonces capital de Croacia, en la primera mitad del siglo XX, Gregorich pulió junto a los consejos de su papá, los rudimentos en el manejo de las homéricas torres, los peones ladinos y la ligera reina. Poco tiempo le demandó al alumno superar al maestro. Por eso buscó nuevos rumbos y participó en torneos.

Milan Vídmar

 

 

 

«Tuve la suerte de conocer a varias de las grandes figuras del ajedrez yugoslavo, recuerdo a Petar Trifunovic, a Svetozar Glirgoric, a Vasja Pirc y también a Milan Vídmar, que por entonces ya era una persona mayor», recordó Luis Gregorich que durante su paso por la redacción de Clarin sumó un empate y una derrota tras participar en dos exhibiciones simultáneas que brindaron los maestros invitados, Polugaievsky y Korchnoi, respectivamente.

 

 

 

 

 

 

«Aprendí a leer a los 4 años, eso me ayudó para descubrir el ajedrez, Después de los 8 años, con mi familia nos vinimos a la Argentina, aquí obtuve la ciudadanía, comencé a trabajar y cambié el ajedrez por el mundo de las letras» contó Gregorich que  fue Director-Gerente General de EUDEBA, y editor del libro «Nunca Más».

En su paso por el periodismo, Luis Gregorich trabajó en el diario «La Opinión» allí fue Secretario de redacción y director del suplemento cultural, más tarde editor y jefe  en “Clarín”, Columnista de la revista “Humor”, y en los últimos años se desempeñó como Colaborador de La Nación.

 

«Me acostumbré a tomar contacto con los colegas que jugaban ajedrez en las redacciones. Recuerdo a un compañero, Enrique Alonso que era muy bueno. Donde había mayor número de ajedrecistas fue en La Opinión», contó Gregorich que escribió el guión del largometraje documental La República perdida (1983), luego convertido en libro.

 

«El ajedrez fue más que un pasatiempo en mi vida; un ejercicio intelectual importante. Lo seguí con respeto y admiré a grandes jugadores como el cubano José Raúl Capablanca y entre los soviéticos me gustó Vassily Smislov«, aseguró quien se desempeño en la vicepresidencia de la Sociedad Argentina de Escritores (SADE)

 

Este el audio de la entrevista

Y aquí el vídeo en el Canal Youtube (si te gustó podes suscribirte)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.