“Gané el Memorial, pero a Jorge Szmetan jamás pude vencerlo”

Diego Flores, el rey argentino

 

El campeón argentino Diego Flores acaba de sumar un nuevo logro a su palmarés. Después de once intensas jornadas se consagró campeón del Memorial Jorge Szmetan; una competencia que un grupo de amigos del recordado ajedrecista (fallecido en 2015) organizó en el CCK con la participación de 12 maestros.

Nunca me imaginé este final; íntimamente pensé que este certamen resultaría una pesadilla porque desde fines de 2016 vengo sumando malos resultados, y bajas actuaciones; jugué muy mal en Montevideo, en el torneo Legislatura en Buenos Aires y el Abierto de Mar del Plta. Así que casi sin tiempo de preparación, jugar un nuevo torneo en el que mis rivales eran Mareco, Pichot, Bachmann, Morovic y Granda entre otros, nada me hacía presagiar que acá cambiarían las cosas”, contó Flores, con un dejo de satisfacción y como descargándose de una pesada mochila, la de la baja autoestima que suele golpear duro cuando los contratiempos afloran y se vuelven casi permanentes. Luego, el entrenador de la Escuela de Talentos en la Universidad de La Punta (San Luis), se animó, y agregó, “y por si hiciera falta algo para volver más problemático el torneo, en el debut, en la primera rueda no me pudo ir peor. Me tocó perder con García Palermo, en una partida en la que me pasó por arriba desde el comienzo hasta el final”.

Sin embargo, una vez más, tras las grandes tempestades suele aflorar el sol y la calma; y esta vez no fue la excepción. Poco a poco, Flores -nacido en Las Palmas de Gran Canaria en 1982- logró acomodarse, a jugar más seguro y lo más importante, a ganar en buena forma. Así superó a Morovic, Bachmann, Hoffman, Van Riemsdijk, Darcyl y Sosa; acordó empates con Pichot, Granda y Slipak, y sólo hubo un traspié más, ante Mareco, y cerró su labor con 6 victorias, tres empates y dos derrotas, para totalizar 7,5 puntos, una marca insuperable por los demás competidores.

Flores observa el análisis entre Pichot y Granda; la victoria de las blancas le consagró campeón del Memorial

 

 

“El balance es bueno porque más allá del título jugué algunas partidas bien y en otras la suerte me acompañó. Tuve una victoria fácil ante Bachmann porque él se equivocó. También sentí que le gané muy bien a Hoffman, pero en los últimos torneos él me había vencido tres veces. Así que es difícil decir lo que pasó. Las cosas se dieron así y lo disfruté mucho, más allá del susto a último momento”.

 

 

 

¿Qué te pasó?

Aunque anoche sabía bien que el título estaba entre Granda y yo, a él le tocaba jugar con Alan y a mí con Slipak, de pronto cuando empaté mi partida y vi que Pichot ganaba su juego pensé que yo quedaba segundo. Fue un momento de confusión, pero cuando me empezaron a saludar y a felicitar enseguida sentí que me volvía el alma al cuerpo (risas).

Durante la ceremonia de cierre del certamen, en la que casi al unísono, todas las voces coincidieron en señalar el éxito de la convocatoria, el orden de la organización, la comodidad de la sede de juego y el deseo de que la prueba se convierta en una nueva estación del calendario local, acaso, la voz del gran maestro Oscar Panno fue la más estrepitosa.

“Lo dije en el discurso de apertura y lo sostengo en la clausura; la prueba fue un éxito y si los auspiciantes quedaron conformes, y el país sigue mejorando lentamente, tal vez entonces, podamos imaginarnos que este torneo se instale en el calendario local. ¿Si yo lo jugaría?, no eso ya es imposible (se río el ex campeón mundial juvenil, de 82 años), el ajedrez es hoy profesional y para ello hay que trabajar muchas horas frente a una computadora y yo ya no estoy para eso”.

Cumbre de maestros: Panno, Van Riemsdijk (Brasil), Granda (Perú) y Morovic (Chile)

También el maestro Panno sintió que con el último jaque, con el final de la última partida, una íntima satisfacción con el deber cumplido. Con no haberle fallado a su amigo. Durante los once días de competencia, el maestro dijo presente en cada rueda, brindando con su presencia el mejor tributo a su amigo, Szmetan.

“Teníamos un deber de amistad con Jorge y con el ajedrez argentino; estamos viviendo en una emergencia económica en la que no hay torneos de este tipo (el Memorial fue categoría XI de la FIDE), y esto sólo fue posible por el grupo de amigos de Jorge decidió hacer este homenaje, organizar un torneo que fue simpático y muy correcto. ¿El resultado final?, eso ya forma parte de los jugadores y su técnica. Creo que debemos decir que Diego Flores fue un cabal vencedor, y con el mérito de la remontada porque vino desde atrás para llegar a la punta. Así que ahora, que todo terminó me siento muy contento y feliz con el deber cumplido ante Jorge y el ajedrez nacional”.

 

Torneo Internacional Santa Fe Bogotá 1977. Lo ganó Panno (sentado) y Szmetan (de pie) fue 4°.

 

 

Jorge Szmetan ganó el campeonato argentino en 1976

 

 

 

 

Por su parte el campeón argentino Diego Flores, representante del seleccionado albiceleste de manera consecutiva en las últimas seis olimpíadas (Turín, Dresde, Khanty Manyisk, Estambul, Tromso y Bakú), aventuró sobre sus nuevos pasos.

“Ahora llegó el momento de un mini descanso; viajar a Junín a visitar a mis padres (Luis y Silvia), y disfrutar un poco más de tiempo con la familia”. Diego estará acompañado de su esposa Loreley y sus hijos, Julián de 8 años y Juanchi, de 2.

¿Juegan ajedrez?

Julián sí, pero se divierte, nada serio. Lo suyo pasa todo el día por la Play; Juanchi es muy chiquito.

¿Y vas a planificar qué otro torneo jugar?

En principio asistiré por Internet a mis dos alumnos de la Escuela de Talentos de San Luis, Pablo Acosta y Guadalupe Besso que están jugando el Sudamericano Sub20, en Manabí (Ecuador). Estoy muy orgulloso de mis alumnos, también de Ayelén Martínez, los tres son muy aplicados y se esfuerzan por mejorar. Mi triunfo de anoche también lo sienten ellos como propio.

¿Se te nota muy feliz con la docencia?

Sí, puede ser. Pero no sé si es la docencia o el trato que me da San Luis; cómo me cuida, cómo se preocupa por lo que me falta, siempre a mi lado. En los más de 20 años de carrera nunca tuve tanto apoyo. Ahora sí puedo decir que soy un profesional del ajedrez, porque San Luis no me hace faltar nada. Y más allá de la ayuda del gobierno provincial y de la Universidad de La Punta, tampoco puedo olvidarme de Claudia Amura, que fue la que me convocó, ni de Pablo Ricardi, que siguió confiando para que trabaje de entrenador.

Con tantos agradecimientos no dijiste qué será lo próximo que juegues.

En principio no jugaré el Zonal (comienza el domingo 30 de abril), porque ya estoy clasificado a la Copa del Mundo que se jugará en septiembre en Tbilisi (Georgia); la plaza la obtuve en el Continental en El Salvador en 2016. Así que aprovecharé para prepararme, tal vez jugando algunas partidas de la Liga Nacional o algún semirrápido.

¿Cómo ves la actualidad de los ajedrecistas argentinos. Tus pares, ya dejaste de ser uno de los más jóvenes del equipo?

Sí, eso ya pasó hace rato (risas). Yo lo que veo y los resultados están a la vista es un nuevo recambio; Sandro (Mareco), Alan (Pichot) y Federico (Pérez Ponsa) serán la base de los equipos olímpicos, y habrá dos plazas para luchar entre Peralta, Lemos, yo, Krysa, Obregón, Felgaer (si decide volver a jugar), y algún otro que se me escapa en este momento.

Por último. ¿Qué te pareció el Memorial Szmetan y que te unía a Jorge?

El torneo para mí estuvo maravilloso, todo; el lugar, la atención, la camaradería. Estuvo impecable. ¿Mi relación con Jorge?, diría que curiosa. Porque éramos de distintas generaciones, me acerqué más a él para que a través de su agencia me consiguiera mejor precio para mis pasajes que para pedirle consejos en el ajedrez. Frente al tablero nos enfrentamos pocas veces, pero jamás le gané. Sí recuerdo dos empates, las dos últimas veces que jugamos, y una de esas fue en el campeonato argentino 2003 en Tres de Febrero.

Todos los participantes del I Memorial Jorge Szmetan

La sala de juego

Vista a Buenos Aires; al fondo la Casa de Gobierno, la casa rosada

La esfera Azul, del artista Julio Le Parc

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

EL TORNEO

Con la participación de 12 jugadores, entre ellos los maestros extranjeros, Julio Granda (Perú), Axel Bachmann (Paraguay), Ivan Morovic (Chile), Herman van Riemsdijk (Brasil), Carlos García Palermo (Italia), y los argentinos, Sandro Mareco, Alan Pichot, Diego Flores, Sergio Slipak, Alejandro Hoffman, Tomás Sosa y Tomas Darcyl, se llevó a cabo, entre el 17 y 27 de abril en el Centro Cultural (CCK), el I Memorial Jorge Szmetan.

La competencia fue organizada por el Dr. Ricardo Costianovsky y el GM Oscar Panno fue el Director. El árbitro principal fue Leandro Plotinsky, y los adjuntos: Juan José Huego, Cristian Galván y Juan Cruz Martínez.

Las posiciones finales:

La página oficial, con partidas, fotos y videos

 

3 comentarios

  1. Don Anderssen

    Muchas gracias a todos y esperamos más torneos de este tipo y recordando a los grandes ajedrecistas ¡

  2. I like the valuable information you provide in your articles. I will bookmark your blog and check again here frequently. I’m quite sure I will learn many new stuff right here! Best of luck for the next!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *