A Kirsan Ilyumzhinov se lo devoró su propia mafia

Kirsan Ilyumzhinov, hasta hoy el presidente de la FIDE

El trascendido con fuerza de rumor se fue esparciendo por los distintos rincones del tablero. La reunión del Buró Presidencial de la Federación Internacional de Ajedrez (FIDE, según sus siglas francesas) llevada a cabo en Atenas entre el 24 y 27 de marzo habría finalizado en un escándalo. Con anuncios, traiciones y desmentidas, se trataría de una operación política para quitar del juego a su principal figura, el monarca de origen calmuco, Kirsan Ilyumzhinov, -un oscuro personaje, multimillonario de 54 años, ex presidente de la República de Kalmukia, que integra el listado de personas con ingreso prohibido a Estados Unidos por sus vínculos comprobados con el gobierno sirio de Bachar El Asad-, que gobierna de manera autoritaria el organismo rector de esta actividad desde hace 22 años, y que por si hiciera falta engalanar su currículum, el hombre carga con denuncias por asesinato (de la periodista Larisa Yudina) y corrupción (contratos con la firma Agon, y acuerdos con Husseim, Gadafi y El Asad).

La última cena. El comienzo del Buró en Atenas.

Ahora los hechos tomaron rigor de certeza, los días y horas de Ilyumzhinov sentado en el sillón presidencial de la FIDE tienen fecha de vencimiento: el próximo lunes 10 de abril será desplazado de su función sin consultas ni remordimientos. Un golpe de Estado, una jugada política pergeñada desde las sombras de su propio entorno, impulsada por una caterva de dirigentes claques, ineptos y mediocres le pondrán un manto de piedad al tema; aunque sólo será un maquillaje. Porque se tratará de un cambio para que nada cambie.

 

Otros integrantes al gran banquete.

Es que al mundo del ajedrez -especialmente en la conducción de la FIDE- quitarse del lastre de Ilyumzhinov no le garantizará aún ningún cambio de rumbo, mientras los satélites de América, Europa y su Comité Ejecutivo continúen conducidos por los mismos personajes. Así, la estación final de ese destino seguirá llamándose “fracaso”. Lo que no quiere decir que esa impresentable dirigencia deje de seguir engordando sus finanzas mediante coimas y amenazas.

 

Makropoulos y Vega

Freeman y Vega

 

 

Es que este tipo de accionar ya no despierta sorpresas; a sus integrantes se los conoce desde hace décadas. Ellos se comportan y se desenvuelven con el rigor de las mafias, porque verdaderamente son un grupo organizado que defienden sus intereses sin escrúpulos. Por eso cuanto prometen, lo cumplen. Para ellos, el fin siempre justificará los medios.

 

 

 

Según los delegados participantes en el Congreso de Atenas, el presidente Ilyumzhinov (cuyo mandato de cuatro años tiene vigencia hasta 2018; ganó las elecciones en Tromso en 2014) tras una fuerte discusión con los bloques de América y Europa (los que comandan el cubano Jorge Vega y el georgiano Zurab Azmaiparashvili), anunció de manera verbal (testigos afirman que lo repitió 3 veces) la renuncia a su cargo. A continuación y visiblemente emocionado por la tensión de la discusión se marchó del recinto. Así, aprovechando lo sucedido, los miembros allí presentes elevaron una moción la que fue aprobada de inmediato: el llamado a una Asamblea Extraordinaria para la designación de un nuevo presidente al frente de la FIDE, para el próximo 10 de abril.

con El Gadafi

junto a Sadam Hussein

Frente a Bachar El Asad

 

La gota que colmó el vaso

Hace tiempo que los integrantes del Bureau mantienen serias diferencias con su máxima autoridad. Hace algo más de dos años que comenzó el resquebrajamiento del bloque que con mayor fuerza sostenían Ilyumzhinov junto a Jorge Vega -líder de FIDE América- y el griego, Georgios Makropoulos y el bermudeño, Nigel Freeman -vicepresidente y Director Ejecutivo de la FIDE, respectivamente-.

A regañadientes se le toleró a Ilyumzhinov la presentación a nueva re-elección a la presidencia de la FIDE por el período 2014/2018; despertó sospechas y desencanto el descubrimiento de la entrega comercial del ajedrez a la empresa Agon (según el contrato, abonó 1 Euro para encargarse del marketing de la actividad). También se encendieron las alarmas cuando su imagen fue vinculada con el conflicto en Siria y más tarde se observó su obstinación por mostrarse públicamente en el cargo de presidente (aunque había anunciado públicamente que delegaba todo su poder en el vicepresidente, Makropoulos, participó en la inauguración y cierre de la Olimpíada de Bakú y en el Mundial de Irán), y por si hiciera falta agregar un nuevo acto, se encendieron los demonios cuando se conoció el acuerdo con la federación de ajedrez iraní, donde se disputó el último Mundial femenino y las jugadoras no percibieron su premio.

La renuncia

 

La desmentida

 

 

 

 

 

 

 

 

Por eso tras su salida del acto de la Junta Presidencial inmediatamente la noticia de su renuncia se propagó rápidamente. En el sitio oficial de la Federación Internacional de Ajedrez se informaba que su presidente, Kirsan Ilyumzhinov había renunciado a su cargo. Enterado Ilyumzhinov lo que estaba sucediendo en la página institucional del organismo que él preside desde hace 22 años, salió de inmediato a desmentir la noticia

“No renuncié, no firmé ningún papel. Querían sacarme, pero no lo lograron. Yo no firmé nada y no voy a renunciar. Creo que esto lo hicieron las Américas, y es lo que se llama un montaje. Es una trampa de la Federación Americana de Ajedrez y sus aliados. Lo han intentado antes más de una vez. Y en Atenas trataron de discutir el asunto de mi renuncia, pero no lo lograron. En general, incluso me han llegado amenazas y pedidos de mi renuncia».

Los dichos, por entonces y hasta mañana del presidente de la FIDE fueron acompañados por una catarata de noticias proveniente de Tass News Agency (Agencia Rusa de Noticias) que a esa altura pretendía tapar el sol con la mano. Se sabe que Ilyumzhinov fue un soldado fiel del presidente Vladimir Putin, al que además le gusta el ajedrez, pero esta vez el líder ruso no salió a resguardarlo. Sólo, Andrey Filatov, el presidente de la federación rusa de ajedrez y que tiene a su cargo una de las vicepresidencia de la FIDE salió en su auxilio.

«Como vicepresidente de la FIDE, esta es la primera vez que escucho esta noticia. Es más, acabo de reunirme con Kirsan Ilyumzhinov y no me dijo nada al respecto. Discutimos los planes de la FIDE para el futuro y la dirección que tomaremos en el trabajo. Los rumores de la renuncia de Ilyumzhinov no tienen ninguna base».

 

Andrey Filatov, el presidente de la federación rusa, por ahora su única aliado

 

Carta de Ilyumzhinov a las federaciones desmintiendo su renuncia

 

 

Por ello no tardó en llegar un nuevo comunicado en la página oficial de la FIDE esta vez para desmentir la información de la renuncia.

Pero el escándalo tomó pinta de sainete cuando más tarde se produjo un intercambio epistolar entre el presidente (Ilyumzhinov) y el Director Ejecutivo (Freeman) interpretando los dichos que ocurrieron durante el desarrollo del Congreso.

 

 

 

Carta de Ilyumzhinov a Freeman

Respuesta de Freeman a Ilyumzhinov

 

La FIDE que integra el puñado de federación con mayor número de países afiliados (186 miembros), superada por el fútbol (FIFA) y el atletismo (FIAA), adaptó su reglamento en el que cada uno de sus integrantes cuenta con un voto. Así, divididos por Continentes el mapa arroja: América, 34 votos, África, 46, Europa, 55 y Asia, 51. Ilyumzhinov pergeñó su plan, con dinero compró fidelidades y con amenazas varias conciencias. Con la fuerza de los bloques de América y África, y algunos votos de Europa y Asía le bastaron para volverse invencible. Ganó con más del 64% de los votos las elecciones de 2006, 2010 y 2014 ante Bessel Kok, Anatoly Karpov y Garry Kasparov.

La trama está tan amañada que así resulta casi imposible vencerlo de manera democrática, a través de una elección por voto directo. E incluso ni siquiera cuando un golpe institucional le arrebató el mando hace casi 78 años, bastó para quitarle el poder. Buenos Aires en 1939 fue testigo preferencial de esa maniobra.

Es que mientras se llevaba a cabo en el Teatro Politeama la Copa de Naciones (más tarde llamada Olimpíada de Ajedrez) con la presencia de los mejores seleccionados del mundo, en Europa se declaró la Segunda Guerra Mundial. La FIDE que fue creada en París en 1924, por cuestiones presupuestarias y políticas no prestaba atención a los reclamos de América, por ello, aprovechando las consecuencias de la guerra, un grupo de dirigentes de este continente, entre ellos, de Uruguay, Bolivia, Perú, Ecuador, Chile, Costa Rica, Guatemala y Paraguay impulsaron la moción para que en la sesión del 18 de septiembre de 1939 del XVI Congreso de la FIDE.

“en virtud del estado de guerra existente en Europa, la imposibilidad de prever la duración del mismo y, teniendo en cuenta que la sede de la FIDE se halla actualmente e Holanda, foco del conflicto europeo, se decide trasladarla transitoriamente a Buenos Aires, designar al actual presidente, Sr. Alexander Rueb, en Presidente Honorario y nombrar presidente efectivo de la FIDE al titular de la federación argentina de ajedrez, Sr. Augusto De Muro. La duración de su mandato será efectiva hasta la realización del próximo Congreso Internacional«.

El Dr. Rueb (el primer presidente de la FIDE, con mandato entre 1924 y 1949), que fue abogado de la Corte Suprema y Cónsul de Holanda en Luxemburgo, además de participar de la fundación de la FIDE, entendió que no era merecedor de tamaño destrato y algunas horas después se marchó de la Argentina. A su llegada a Europa realizó un relato pormenorizado de los hechos y, una vez concluida la guerra en el viejo continente, la federación internacional de ajedrez siguió bajo su mando y en el historial de ese organismo no se registra ningún antecedente de lo sucedido en Argentina. Es decir para la FIDE hay un agujero negro en su historia, un eslabón perdido. Las actas del XVI Congreso celebrado en Buenos Aires no fueron incorporadas.

Ahora el tema y clima son diferentes; hay un cambio de paradigma. Al presidente lo sacaron del juego y él deberá demostrar que sigue en funciones, que todavía tiene el poder. En algunas horas más será la ejecución formal mediante una Asamblea en la que será elegido el nuevo mandamás del ajedrez mundial.

«Vengo a eliminar a la mafia dominante» señaló un joven Kirsan Ilyumzhinov hace 22 años, en 1995, cuando tomó a su cargo el control de la FIDE. Lo que en verdad sucedió fue que reemplazó a la anterior mafia por la suya, sin imaginarse que más tarde su propia tropa se lo devoraría.  Por eso no deberá esperar ninguna sorpresa. Porque pese al cambio que se anuncia, nada cambiará. Se va sólo uno.

 

2 comentarios

  1. cualquier parecido con la AFA es pura casualidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.